El Gato de Leonardo

‘Incluso el felino más pequeño es una obra maestra’

Uno de los dibujos de un gato de Leonardo da Vinci fue el embajador de un particular concierto de cuerdas en el famoso Teatro Verdi de Pordenone, Italia.

Para celebrar los 500 años de la muerte de Leonardo da Vinci, el genio italiano que todo mundo conocemos y a quién muchos de nosotros admiramos, fue homenajeado a través un gran espectáculo multimedia. Música, arte y tecnología, acariciaron los sentidos de los participantes quienes se deleitaron escuchando piezas cortas de compositores contemporáneos para cuerdas; viola, violín y cello. Mientras la música fluía, los espectadores admiraban las proyecciones de fragmentos de dibujos del talentoso italiano, quien fue capaz de enfatizar el más pequeño detalle en cada uno de sus obras, basta reconocer su capacidad de asombro en su hermosa frase, ‘Incluso el felino más pequeño es una obra maestra’.

El paisaje arquitectónico del mismo Teatro Verdi ya es en sí una obra de arte que invita al espectador a sentirse en condiciones de disfrutar al máximo el arte contemporáneo de la mano del arte del Renacimiento, época en que el gato aún no era considerado un animal de compañía como hoy en día, lo cual hace todavía más extraordinario el estudio de Leonardo hacia este animal, quien era tolerado y tal vez apreciado por unos cuantos por la cacería de ratas que portaban las pulgas que transmitían la temida peste.

Posiblemente el dibujo de Leonardo y título del concierto no solo es coincidencia. En enero de dos mil veinte, ésta gatita Torbie apareció en medio de un concierto en la Sala de Conciertos Cemal Reşit Rey, de Estambul, acariciando el vestido una violinista cautivó de inmediato a la audiencia y al subirse a la peana del Director, arrancó aplausos de todo el público.

Una colonia de felinos se aloja en ese recinto y son apreciados y consentidos por los trabajadores de la sala de conciertos y por los visitantes.   La simpatía y el carácter amigable de los gatitos hacen que los amantes de la música acudan con gusto a encontrarse con ellos y la música, o será que…

¿Serán los gatos melómanos también?

¡Comparte toda esta ternura!

2 respuestas a «El Gato de Leonardo»

    1. Muchas gracias!
      Que bueno que te ha gustado, tu sabes que son compañeritos extraordinarios, Leonardo lo descubrió en el Renacimiento, aunque a los pobre todavía no los adoptaban como mascotas.
      Que gusto verte por acá!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *